Real Sitio de Covadonga
El rey Alfonso XIII y su esposa Victoria Eugenia, presiden el 8/9/1918, en la explanada de Covadonga, los actos de la coronación de la Vírgen de Covadonga en el XII centenario de la batalla homónima (Foto Agencia EFE)
El rey D. Alfonso XIII y Dña Victoria Eugenia, presiden el 8 de Septiembre de 1918, en la explanada de Covadonga, los actos de la coronación de la Vírgen de Covadonga en el XII centenario de la batalla (Foto Agencia EFE)

“En el histórico Santuario de Covadonga, solar de la Reconquista y cuna de la Monarquía española, a las diez y media de la mañana del día ocho de septiembre de mil novecientos diez y ocho, el Excmo. Sr. D. Francisco Baztán y Urniza, Obispo de la Diócesis,  hallándose presentes S.S. M.M. D. Alfonso XIII y Dª Victoria Eugenia; el Excmo. señor Ministro de Fomento D. Francisco Cambó; el Emmo. Cardenal Dr. D. Victoriano Guisasola,  Arzobispo de Toledo y Primado de las Españas; los Excmos. Dres. D. Eustaquio Hundain,  D. José Miranda Álvarez, D. Ángel Regueras López y D. Ramiro Valbuena, Obispos de  Orense, León, Plasencia y Auxiliar de Santiago; Alcalde e Ilma. Corporación municipal  de Cangas de Onís; Excma. Diputación provincial; Excmo. Sr. Capitán General de la Región; Ilmos. Señores Gobernadores civil y militar de la provincia, Senadores y Diputa- dos a Cortes, M. I. Sr. Deán y representaciones del Excelentísimo Cabildo de Oviedo;  Comisiones del Seminario Conciliar y de la Universidad; Ilmo. Señor Presidente de la  Audiencia y Colegio de Abogados, hace entrega al Ilmo. Cabildo de la Real Colegiata  de Covadonga, por sí y en nombre de la Junta Diocesana que preside, de las CORONAS  del Niño y de la Virgen María, hechas con alhajas y dinero del pueblo asturiano, donativo que se completará en breve plazo con el tríptico que se construye, como cajas  de dichas coronas, y encarece a dicho Ilmo. Cabildo la fiel custodia de tan preciadas  joyas que, además del valor que representa el material de que se componen, tienen el  inestimable valor de ser la expresión del sentimiento, del alma de Asturias, que en el  XII Centenario de la batalla de Covadonga quiere coronar a la Virgen de sus montañas,  bajo cuya sombra tutelar ha visto desenvolverse su brillantísima historia.

En testimonio de lo cual se extiende la presente acta, en el lugar y día ya citados.

Firman:

Alfonso XIII.- Victoria Eugenia.- F. Cambó.- El Duque de Santo Mauro.- El Marqués de Viana.- La Duquesa de San Carlos.- Antero Rubín.- Victoriano Guisasola, Arzobispo de Toledo.- Eustaquio, Obispo de Orense.- José, Obispo de León.- Ramiro, Obispo auxiliar de Santiago.- Ángel, Obispo de Plasencia.- Armando de las Alas Pumariño,- José González Sánchez”.

 

 Don Pelayo en Covadonga pintado en 1855. Óleo sobre lienzo, 358,5 x 280 cm de Federico de Madrazo
Don Pelayo en Covadonga, pintado en 1855. Óleo sobre lienzo, 358,5 x 280 cm de Luis de Madrazo y Kuntz

Las tropas musulmanas invadieron en los primeros años del siglo VIII el sur de la península, y en poco tiempo prosiguieron su avance hacia el norte.

Pelayo, espatario del rey visigodo Rodrigo, buscó refugio en Covadonga y desde allí  incitó a un pequeño grupo astur-cántabro a rebelarse contra el dominio musulmán. Las  tropas cristianas lo eligieron como jefe en el año 718, y en el 722 tuvo lugar la batalla  de Covadonga. No se sabe si fue una gran disputa, como cuentan las crónicas cristianas,  o una escaramuza, según las musulmanas, pero tras la batalla Pelayo fue proclamado  rey de los asturianos y estableció la capital del reino en Cangas de Onís. Así se dio origen a la monarquía asturiana, trascendental en el devenir histórico de este país.

Pelayo juró sobre una cruz de madera de roble, que posteriormente fue recubierta de  oro y piedras preciosas, la Cruz de la Victoria, el símbolo de Asturias, que actualmente  se guarda en la Cámara Santa de la catedral de Oviedo.

Cruz de la Victoria, asntes y depués
Evolución de la Cruz de la Victoria. De cruz latina de madera a su transformación por los maestros orfebres

A su muerte, en el año 737, fue enterrado en la que hoy conocemos como la iglesia de  Santa Eulalia de Abamia, aunque en el siglo XIII, en tiempos de Alfonso X, el Sabio, algunos de sus restos se trasladaron a la santa cueva.

Iglesia de Santa Eulalia de Abamia_Lugar de reposo de los restos de Don Pelayo.
Iglesia de Santa Eulalia de Abamia, lugar de reposo de los restos de Don Pelayo y testigo privilegiado del origen de la Monarquía Asturiana tras el triunfo Cristiano en la Batalla de Covadong

Lo sucedió en el trono su hijo Favila, que solo reinó dos años (737-739), ya que según  alguna crónica murió bajo las garras de un oso. A Favila lo sucede su cuñado Alfonso I,  marido de Hermesinda, hija de Pelayo.

La monarquía asturiana está ligada a la historia del cristianismo. El Lignum Crucis (ma dera de la cruz de Cristo) llegó al monasterio de Santo Toribio de Liébana bajo el rei nado de Alfonso I. El beato de Liébana, durante el reinado del rey Silo, con la ayuda  del papa y de Carlomagno, defendió la divinidad de Cristo. Alfonso II es el primero en  peregrinar al sepulcro de Santiago, dando inicio a la ruta jacobea. Además, construyó  la Cámara Santa para albergar el Arca Santa, el Santo Sudario y otras reliquias objeto  de numerosas peregrinaciones.

Lignum Crucis _ Cruz de Cristo_ Monasterio de Liébana
El Lignum Crucis, “madera de la cruz”, fue traído al monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria, junto a los restos de Santo Toribio de Astorga, en la Edad Media.

 

Caminos de Covadonga

RESERVAR ALOJAMIENTOS CAMINOS DE COVADONGA

Camino de Gijón a Covadonga

Camino de Oviedo a Covadonga

Camino de Liebana a Covadonga

Camino de Llanes a Covadonga

Camino de Panes a Covadonga

Camino de Ribadesella a Covadonga

Camino de Mieres a Covadonga

Taxi a los Lagos de Covadonga

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NederlandsEnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsРусскийEspañol
No permitida su copia. Pida permiso.