Botas de Senderismo para hacer los Caminos de Covadonga

Comprar lo básico para empezar.

 

Un kilo en los pies equivalen a cinco sobre la espada

 

El elemento básico y más importante en la vida de un senderista es un buen calzado.

Terreno a recorrer.

Solemos hacer los recorrido por lugares accidentados y nada convencionales por lo cual, en función a la época del año, buscaremos un calzado que sea envolvente a nuestros sufridos pies, de goma, suela Vibram o rejilla para evacuar aguas o evitar que el barro nos haga resbalar. teniendo una tracción profunda. 

Buenos calcetines.

 Los calcetines tipo Compressport suelen ser los ideales, están diseñados para ofrecer una amortiguación del impacto y protección a la hora de ascender o en el descenso, ya que vamos frenando con nuestros pies. El tejido específico situado alrededor de la parte delantera y la parte inferior de la pierna es resistente a la par que transpirable para eliminar la humedad rápidamente y así evitar irritaciones. Suelen tener un tejido especial alrededor del tobillo que ofrece mayor estabilidad en terrenos rocosos. Su puntera más ancha ofrece un ajuste más ergonómico y una propiocepción mejorada, permitiendo que los dedos se agarren y se equilibren de manera intuitiva en terrenos irregulares. Además cuentan con una sujeción 360º mejorada del puente aumenta el flujo sanguíneo y evita que el tejido se gire y se pliegue para no sufrir por ampollas ni irritaciones a medida que aumentan los kilómetros.

Estilo y sensaciones.

Unas botas diez es igual a cero ampollas. El par adecuado es aquel que recién salido de la caja te hace sentir bien con tus pies dentro.

Elección básica y sencilla, puro sentido común.

Un kilo en el pie es igual a cinco sobre la espalda. Así que, no compres equipaciones pesadas como para subir al Teide o al Everest. Desconfíe de los vendedores de grandes almacenes, normalmente no han ido mucho más allá de su pueblo, por no hablar de los montañeros de las redes sociales, solo buscan promocionar las marcas que les patrocinan. Las dos grandes variables que son la altura de la bota y la longitud de la planta (la rigidez de la pieza de material en la suela que nos influye). Tobillos débiles protección por encima de los mismos y si llevamos peso y hemos de hacer arranques en subida, lo mismo.

Materiales a tener en cuenta.

  Las ligeras de montaña, impermeables y transpirables, acabados en piel Nobuk, refuerzo de goma en la base y cuero de grano entero son los más duraderas. Los sintéticos son más ligeros y más transpirables. Que sean impermeable-transpirable en su forro es una buena elección sobre todo en media y alta montaña. Para otros territorios más meridionales suelen resultar al final bastante “pesadas”.

Una referencia sería :

– Refuerzo en puntera, talón y laterales
– Suela Vibram
– Membrana DAC
– Material: PES 1200D 1,6 – 1,8 mm Nobuk leather
– Peso: 475 g

https://youtu.be/q04YeCZzG2c

Por Toni Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

NederlandsEnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsРусскийEspañol
No permitida su copia. Pida permiso.